Tratamiento de Botox® en Andorra

¿Qué és el Botox®?

Botox ®, provoca una relajación (microdenervación supraselectiva) de los músculos responsables de las arrugas de expresión frontales, en el entrecejo y perioculares.

El resultado es una disminución inmediata de las arrugas de expresión de frente, periocular, peribucal y del cuello. Se trata de un efecto “lifting” inmediato, selectivo y reversible.

¿En qué consiste?

La infiltración de toxina botulínica es un tratamiento consistente en infiltrar a través de la piel un líquido que contiene una proteína natural purificada que relaja los músculos en los que se ha inyectado. Se infiltrará en aquellas zonas en las que los músculos de la expresión o musculatura mímica han provocado con el paso de los años unas arrugas de expresión excesivas. Estas zonas son, básicamente, las cejas, la frente, la zona periorbitaria (las conocidas como “patas de gallo”) y los laterales del cuello.

¿Para qué sirve?

Al contrario de lo que se piensa, este tratamiento no cumple con el objetivo de eliminar las arrugas añadiendo volumen, sino que relaja la musculatura de la cara suavizando las arrugas resultantes de una musculatura que se contrae miles de veces al día y/o que es excesivamente potente. Esto permite mantener un resultado más natural. Por este motivo, es muy importante conocer las proporciones de la dosis administrada para evitar un resultado artificial.

¿Es seguro el tratamiento?

Es absolutamente seguro si nos ponemos en manos de un profesional experimentado en ese campo. La infiltración del BOTOX ® es un tratamiento que no requiere prueba de alergias. La dosis es mínima por lo que el organismo la reabsorbe y elimina fácilmente. Este tipo de intervención se lleva a cabo de forma ambulatoria, sin anestesia. Después de su aplicación, el paciente puede volver a su vida laboral sin problemas. Los resultados son inmediatos aunque existe un proceso de estabilización y retoques mínimos pueden ser necesarios las semanas posteriores.