RINOPLASTIA ESTRUCTURAL ULTRASÓNICA

La Rinoplastia o cirugía de nariz clásica se ha basado en la excisión de tejido cartilaginoso y óseo de las estructuras profundas nasales. Bien sea de forma “cerrada”, sin levantar la piel o “abierta”, el fundamento sobre el que se realizan, aún, en la mayoría de centros es el de “eliminar” o “reducir” tejido de soporte que se considera es excesivo con tal de modificar y mejorar la estética nasal alterando el contorno del dorso, punta, alas nasales y columela. La nariz representa un eje básico en la estética facial, por lo que su mejora morfológica proporcionará también mejora en la armonía facial.

Estas técnicas, al modificar el soporte natural de la nariz, no pocas veces acaban en alteraciones inestéticas y en una mayor dificultad respiratoria para los pacientes debido al colapso de la nariz. Estas complicaciones pueden aparecer ya en fases iniciales o bien al cabo de muchos años y se deben a la creación de espacios “muertos” que se llenarán de material de cicatriz interna lo que provocará retracciones, colapso de las válvulas nasales, hundimientos y, en definitiva, un resultado estético deficiente con una apariencia clásica de “nariz operada” y mayor huella estética.

Hoy día el paciente de cirugía estética busca un resultado más natural y que en ningún caso indique que ha existido una alteración quirúrgica subyacente.

Por todos estos motivos la tendencia actual en el campo de la cirugía de nariz es el cambio gradual a las técnicas de preservación de cartílago o rinoseptoplastia estructural.

La nueva cirugía de nariz es la rinoplastia de las 4 Rs:

Remodelar, Retener, Reposicionar y Reforzar

Estas técnicas estructurales, aunque técnicamente más exigentes que aquellas basadas en la reducción cartilaginosa y ósea, tienen como primer objetivo la preservación del soporte o andamiaje del marco óseo y cartilaginoso de la nariz para poder evitar las complicaciones derivadas de la eliminación sistemática de estos tejidos. Por lo tanto, más que hablar de eliminar o reducir cantidades considerables de cartílago y hueso para quitar “protagonismo” a una nariz grande o malformada, la rinoplastia estructural se basa en el reposicionamiento y en la modificación de la forma de estas estructuras. Este cambio de paradigma nos proporciona un nivel de precisión, replicación de resultados y seguridad a largo plazo en forma y función como no habíamos tenido hasta la fecha. Esto permite que las personas que se someten a una rinoplastia puedan respirar con más facilidad y mejorar el paso del aire y los ronquidos.

El aspecto final de la punta nasal es armónico con el resto de la nariz, elegante pero al mismo tiempo robusto, evitando complicaciones y deformidades por falta de soporte como ocurre con las rinoplastias incisionales clásicas.

El abordaje abierto proporciona una mejor y más fisiológica exposición del “chasis” nasal permitiendo la preservación de la vascularización y propiedades de las partes blandas y un mayor control en la utilización de injertos con un resultado más sólido y estético del contorno nasal.

Las nuevas técnicas de rinoseptoplastia estructural combinadas con la utilización de los ultrasonidos para remodelar la parte ósea nos asegura un cambio morfológico más acorde al ideal de nariz y, además, estable y duradero en el tiempo con una función respiratoria incrementada en la mayoría de casos.

Se acabaron las narices hechas en “cadena” y estereotipadas, las deformidades y el aspecto de “nariz operada”.

En la cirugía facial hablar con el paciente será casi tan importante como llevar a cabo la intervención quirúrgica. ¿Qué busca el paciente exactamente? y ¿Qué le puede ofrecer el cirujano plástico?. No existe una dirección común, entre paciente y médico, tan acentuada en prácticamente ningún otro procedimiento.

Preparación
Intervención
Post-operación
1. Preparació
2. Intervenció
2. Post-operatori
Abans
Abans
Després
Després
Després
Després
Rinoplàstia
Abans
Abans
Després
Després
Rinoplàstia
Abans
Abans
Després
Després
Rinoplàstia
Abans
Abans
Després
Després
Rinoplàstia